Luis D´Elía

LUIS DE ELIA nuevo
Este reportaje al dirigente piquetero Luis D´Elía, Secretario General de Federación, Tierra y Vivienda fue realizado el 6 de febrero de 2004 en la Parroquia de la Santa Cruz, en Buenos Aires, lugar donde comenzaron a reunirse las madres de Plaza de Mayo que sufrieron la represión y el crimen simbolizado en la siniestra figura del capitán Alfredo Astiz.

“”HEMOS ESTADO VEINTE DIAS CORTANDO UNA RUTA””

¿Dónde nace la historia del movimiento piquetero?

– Si nos referimos a la pre-historia de este fenómeno, tiene mucho que ver con el movimiento que trae el anarcosindicalismo a finales del siglo XIX y principios del XX a la Argentina, fundamentalmente de la mano de los españoles, alemanes, polacos e italianos, cuyas máximas expresiones fueron, por ejemplo, Simón Radowitsky y algunos otros. Ahí estaba el piquete entre otras prácticas. El piquete era bloquear la entrada de las fabricas los días de paro (huelga), era asegurarlo para que nadie lo rompiera. Sé que en España tiene un nombre especial, pero acá en Argentina al que rompía la huelga se le llamaba carnero o crumiros. Después de muchos años los piqueteros argentinos de fines de los noventa, y principios del 2000 tomamos la práctica de aquellos anarcosindicalistas y la cruzamos con la práctica de los ocupantes de tierra de los ochenta. Muchas de las organizaciones piqueteras de los noventa ocuparon tierras en lo ochenta, lo digo para entender bien el entramado histórico. Lo que supone este cruzamiento de prácticas es que además de bloquear una ruta somos capaces de permanecer allí mucho tiempo. Yo he participado en piquetes que duraron veinte días, quedándonos a vivir en la ruta hasta que nos dieran una solución, de manera pacifica pero también de manera absolutamente intransigente. Esa es la historia. Estos piquetes de hoy nacen en las zonas rurales y en especial en las zonas petroleras, fundamentalmente en Neuquen y Salta, que son provincias arrasadas por las privatizaciones a manos de Repsol. En el año 1999 y 2000 junto con Juan Carlos Alderete protagonizamos los primeros piquetes urbanos a veinte kilómetros de la Casa Rosada, que empezaron a conmover fuertemente al país y le dieron al movimiento un carácter más federal y nacional.

¿Estos piquetes se fueron acercando hacia la capital Buenos Aires en un proceso, o se saltó de aquellos piquetes del ambiente petrolero que estamos hablando? ¿Se manifestaron piquetes también en zonas auténticamente rurales?

Sí, sí, las dos cosas.

¿Cuales eran las reivindicaciones de los piqueteros? ¿Era sólo una lucha contra las privatizaciones?

No, no era solamente eso. Se reinvidicaba pan y trabajo y un fuerte cuestionamiento político al modelo neoliberal conservador que encerraba todo. Eso empezó a darse a mediados de los noventa y fue creciendo a finales de la década. Los piqueteros fuimos las primeras víctimas de las privatizaciones, y por tanto, los primeros opositores en la calle por afuera de un sindicalismo amarillo y traidor, que fue la pata necesaria para la entrega de nuestro patrimonio nacional y el cercenamiento de los derechos de nuestro pueblo.

Los piqueteros ¿son una organización sindical, social o política?

Debo aclararle que hay cuarenta y dos organizaciones, pero nacionales somos dos; La “Corriente Clasista y Combativa” y la “Federación Tierra y Vivienda”. Provinciales y municipales hay más de cuarenta. En nuestro caso formamos parte de la Central de Trabajadores Argentinos, de la que yo soy el Secretario adjunto, y compartimos derechos y obligaciones con el resto de los trabajadores sindicalizados y en situación activa.

Es decir que si originariamente fue una organización no definida como un sindicato, actualmente la corriente clasista y combativa y la Federación Tierra y Vivienda ¿están integradas a un sindicato?

A una central sindical, sí.

¿Y los otros grupos piqueteros que hay, de tipo casi autónomos?

Están más ligados a los partidos autoproclamados vanguardia a los que yo me niego a llamar de izquierda.

¿Ese es un conflicto que hay entre movimientos piqueteros?

Sí, en el movimiento piquetero hay por lo menos cuatro visiones distintas de nuestra realidad. Hay compañeros que ya no creen en la democracia, -y alguna razón tienen- la ven con mucha desesperanza porque no nos ha traído muchas soluciones todavía.

¿Es decir, que hay sectores piqueteros como la Federación que plantea luchas de tipo reivindicativa y otros…

No, no. Nosotros tenemos un planteamiento político, son absolutamente distintos. Hay compañeros que descreen de la democracia porque, es cierto, no nos ha traído soluciones a nuestros problemas todavía, y esos compañeros creen en la lucha de clases: burguesía contra trabajadores, creen en la guerra popular y prolongada, creen en la insurrección de las masas y que hay que llegar a gobernar la Argentina por esa vía. Hay otro grupo que plantea más o menos lo mismo, pero que tiene una pata metida en la democracia formal, a través de los partidos auto proclamados vanguardia, donde ven en el conflicto también su método de acumulación político partidaria. Hay un tercer grupo que está más ligado al pensamiento de ese pensador inglés que habla de construir un poder por afuera de todos los poderes existentes hasta que ese poder reemplace al poder anterior, es una visión que no comparto pero que es parte del movimiento. Y hay quienes creemos, -este es mi caso-. Hoy, precisamente, tenemos nuestra Mesa Nacional debatiendo esto, y creemos que los pueblos latinoamericanos hemos construido un espacio importantísimo, quizá más propicio de los setenta, con Chávez en Venezuela, con Lula en Brasil, con Kirchner en Argentina, quizá con Tabaré Vázquez el año que viene en Uruguay, y ojalá que Evo Morales se afiance en las municipales y acabe siendo presidente de Bolivia. Nosotros le llamamos a eso “bloque de poder regional”, que además le da mucho aire a la revolución cubana. La expresión mas alta de este bloque es el “Grupo de los veinte”, que ha permitido hacer naufragar la reunión de la OMC en Cancún, por ejemplo, o ha impedido que EEUU, en el Foro de Seguridad Intercontinental, también en México, repusieran la doctrina de la seguridad nacional, o que ha impedido la concreción del ALCA y la va transformando poco a poco en un protocolo vacío

¿Cómo se posicionan, precisamente, frente al ALCA?

Nosotros estamos en contra de cualquier proyecto anexionista y de la Cancillería demostraron la ley que autoriza a Bush a discutir el ALCA, donde prácticamente el 85% de nuestros productos no pueden ingresar en EEUU. Así que anexiones, de ninguna manera, y pienso que el gobierno se ha movido inteligentemente. Por eso no tenemos, ni vamos a tener ALCA.

¿ Quiere usted decir que no se va a firmar el ALCA, ni con las variantes que están discutiendo?

No. El ALCA es un protocolo vacío. Le han concedido eso a EEUU para que no termine haciendo los mismos papelones que hizo con la OMC o con el Foro de Seguridad Intercontinental. Los frentes de masas tenemos una responsabilidad ineludible que es discutir con los presidentes de la región la agenda y la perspectiva de lo que debe ser el término de distribución del ingreso, la profundización de la democracia, y la construcción o reconstrucción de la soberanía política de nuestros pueblos.

¿Todo el plano de una futura unidad latinoamericana?

No, de una unidad muy fuerte, que se viene manifestando en la cancha. No hay que dar cheques en blanco, no hay que hacer seguidismos ni obsecuencias. Pero sí que tenemos una gran responsabilidad, porque si esto fracasa en la región, lo que viene después no es la revolución socialista, lo que viene después es una medicina que los latinoamericanos conocemos hace mucho tiempo, es autoritarismo y represión, sobretodo, con la visión tan militarista de Bush que no tendría ningún problema en avanzar.

Usted dijo en una ocasión que defendería este gobierno “a balazos” si fuera necesario…

La prensa de la derecha me distorsionó un poquito, no mucho, pero un poquito. Yo dije que ante la posibilidad de un golpe de estado, -porque Castells dijo que iba tomar la casa de gobierno-, me iba a hacer cargo del articulo 21 de la Constitución Nacional que nos convoca a los argentinos a defender la democracia. Y el texto de la Constitución es claro: “Hasta las últimas consecuencias…”

¿Qué grupo representa Castells?

El MIJ es una izquierda independiente. Ese sector plantea la toma de poder. Con él tengo profundas diferencias. Él cree en la lucha de clases entre burgueses y proletarios. Yo creo que la contradicción fundamental hoy no es esa, es imperio o nación. Él cree en la guerra popular y prolongada y yo creo que hoy, con el poder científico militar acumulado por el enemigo, no hay ninguna posibilidad de disputar en otro plano que no sea el de la democracia y la política. El se afirma en las vías insurreccionales y para mí esas vías son absolutamente funcionales a la derecha. Tengo profundas diferencias, pero volviendo a la pregunta anterior, él planteó eso, entonces, nosotros dijimos que nos íbamos a hacer cargo del articulo 21 de la Constitución Nacional, que íbamos a defender, no el gobierno, sino la democracia a rajatabla. Por ahí dije una palabra que pudo parecer un exabrupto de mi parte, que fue: …“Si fuera necesario a tiros también”… Lo digo para contextualizarlo bien.

Pero indiscutiblemente, se observa que entre el gobierno Kirchner y ustedes, que son el movimiento piquetero más numeroso, hay cierta afinidad tanto en la perspectiva política, como en la nacional, como en la continental…

Sí, es una afinidad fuerte, cada vez más. Ayer por la mañana hablé por teléfono con el presidente y nos volvió ratificar su voluntad de plantear la quita del 75% de los tenedores de título de la deuda privada argentina. Eso significa una quita de 80.000 millones de dólares. Para mí eso es causa nacional.

¿Por qué cree, usted, que aunque este gobierno pueda levantar simpatías por algunas medidas, sin embargo, no despierta aún movilizaciones de apoyo?

Usted ha llegado hoy en un día clave. Estamos discutiendo acá en la Mesa Nacional de la FTV, en este preciso momento, en este lugar tan caro a la historia reciente de los argentinos que es esta Parroquia de la Santa Cruz donde desapareció el primer grupo de las Madres de la Plaza de Mayo. Azucena Villaflor es secuestrada aquí, en este mismo lugar, a instancias del capitán Astiz. Acá venía Astiz. Hoy, precisamente, estamos largando una gran movilización el Primero de Mayo para acompañar al Presidente a la a la Asamblea Legislativa, para apoyar un nuevo paquete de leyes sociales, y fundamentalmente, esta bandera de “la quita”, que es una bandera extraordinaria.

¿Cuál es la posición frente a la reforma laboral que se está planteando ahora?

Que se haya anulado la reforma y que se esté discutiendo ya es un gran paso. Creemos que se está consensuando con las tres centrales una nueva reforma, donde está todo en discusión. Y pareciera que la nueva ley nada tendrá que ver con esta propuesta de flexibilización que dejó indefensos a nuestros compañeros durante tanto tiempo.

Se dice que el movimiento obrero argentino, que ha tenido épocas de fuertes presencias, se encuentra hoy desmovilizado y licuado por el contenido y el efecto de la política neoliberal del menemismo. ¿Coincide usted con esta reflexión?

Sí, ha sido licuado o copado algunas como la CGT de los gordos forma parte de la tradición y forma parte activamente de la tradición. Entre salvar el sindicato y salvar a los trabajadores prefirieron salvar el sindicato.

Se ha comentado tiempo atrás, cuando Lula hizo su exitosa aparición que la CTA estaría en condiciones de crear un “Partido del Trabajo”, que aspirara a participar electoralmente en la lucha política del país. ¿Piensa el movimiento piquetero participar en este posible proyecto?

Hay un movimiento político social que está en discusión. La CTA se planteó la necesidad de esta creación el 14 de diciembre de 2002 en Mar del plata. Ahora pasó mucho agua bajo el puente y creo que el movimiento político social ya está en marcha, lo conduce Néstor Kirchner, y nosotros tenemos que tener la generosidad histórica de acoplarnos a una discusión colectiva en la conducción de ese movimiento.

¿Cabe, también, entonces, la posibilidad que, al calor del nivel de apoyo que recibe, el Presidente Kirchner se plantee la formación de una organización política al margen del peronismo?

Si, es un gran desafío. La transversalidad es incompatible con el viejo “PJ”, particularmente con el duhaldismo, que ha sido parte funcional y cómplice del menemato. Es un desafío que tiene el Presidente. Vamos a ver como se desarrolla en los próximos días. Por lo pronto, los que pensaban que iba a ser un “chirolita” de Duhalde se equivocaron de acá a la luna, porque el Presidente, el primer día que pasó a cincuenta y cuatro generales a retiro por comulgar con el consenso de Washington dio señales claras de que no era el “chirolita” de nadie.

¿ Quiere decir que Kirchner tiene capacidad autónoma, políticamente al margen de quienes lo rodearon y lo apoyaron para ser Presidente?

Sí, y sobretodo, convicciones que anidan como él dijo en la Asamblea de la Naciones Unidas en las mejores previsiones de los setenta, cuando señaló que su gobierno era el gobierno de los hijos y de los nietos de las madres y abuelas de Plaza de Mayo. Por lo menos en nuestro país esa no es una definición menor.

Esa imagen de Kirchner que parece afirmarse en la medida que se aleja dialécticamente del peronismo ¿va camino de convertirse en definitiva en una vía alternativa independiente del Partido Justicialista?

El aparato justicialista en realidad le permitió ser candidato, ahora no lo apoyó, porque Duhalde nunca pudo alinear su tropa detrás de Kirchner. Si lo hubiese hecho, Kirchner hubiera ganado en primera instancia. Y debo decir que el Partido Justicialista, en su mayor, parte votó a Menem, a Rodríguez Saa. El voto a Kirchner fue más un voto de centroizquierda peronista, nacional y popular.

Pero Duhalde es hoy uno de los dirigentes continentales del MERCOSUR, por lo tanto tiene también representación del Estado argentino ¿Está eso en contradicción acaso con el gobierno de Kirchner?

No. Él es absolutamente correspondiente a la conducción de Néstor Kirchner. Ahora, yo separaría entre Duhalde y “duhaldismo”. Puedo usar un ejemplo que es tan valido en Buenos Aires como en Cataluña: Duhalde está en una situación muy similar a la película “El Padrino III”: el padrino Corleone, se blanquea en su relación con el Vaticano. Y a todos sus compañeros de andanza, la red mafiosa, les dice: “Para ustedes no hay espacio”. El final de la película es triste, porque la mafia acaba matando al cardenal que lo incorpora, a Corleone y al banquero, que creo que parafrasearía a Calvi, el banquero del Vaticano que aparece colgado debajo de un puente. Bueno, la situación de Duhalde es exactamente igual. Hay que ver si la mafia del “duhaldismo”, corrupta, ladrona, sin convicciones, le va a permitir blanquearse.

¿El MERCOSUR es el blanqueo del “duhaldimo”?

De alguna manera sí.

Duhalde llegó al poder en uno de los momentos más críticos de la vida política de Argentina. ¿Qué sucedió, realmente? ¿Qué podemos responder cuando en Europa se preguntan atónitos cómo un país como el nuestro pudo haber llegado a esa situación, cómo pudimos tener cinco presidentes en un mes?

Porque somos el paradigma del FMI. Acá hubo tres palancas que accionaron durante veintiséis años: primero fue el terrorismo de estado; segundo la apertura indiscriminada de la economía, y tercero, el endeudamiento externo. Esas tres cosas generaron la catástrofe social que vivimos. La democracia desde 1983 a 2003 funcionó de rehén de los grupos económicos y de las corporaciones interiores que servían al Consenso de Washington. Por eso lo más importante del 12 al 20 de diciembre en la Argentina fue que terminó ese día la dictadura militar de la cabeza y el corazón de nuestro pueblo, y empezó un tiempo distinto. Por eso a Kirchner no nos lo regaló nadie, Kirchner es el resultado de la lucha de nuestro pueblo y le explico porqué: si hubiese sido por Duhalde, su candidato era de la Sota, después le pidió por favor a Reuteman, lo sondeó a Felipe Solá. Ninguno de esos tres caminaba porque no subieron en las encuestas, y lo agarró a este, que era el más flacucho, el más debilucho, que seseaba… Dijo: bueno, “no hay otro, vamos con éste”.

¿Kirchner fue elegido por descarte?

Fue por descarte. Yo lo conozco a Néstor hace mucho y pensé, no sabe con quien se mete. Ahora tenemos un tiempo totalmente distinto, con un tipo con convicciones. Yo realmente soy un apasionado de muchas cosas de las que está haciendo el presidente.

¿Cómo han visto los dirigentes populares estos veinticinco años de oscura alegría en la que reinó, primero, aquella frase “”en algo andarán”” y luego se bailó al ritmo de la fiesta menemista que acabó vaciando al país de sus propios recursos? ¿Cómo llegó tanta gente a ser casi cómplice de todo eso?

Porque la tal derrota, amigo periodista, no fue ni la militar, ni la política, ni la social, ni la económica, la peor de todas fue la cultural. Nos colonizaron el “coco”, porque fundamentalmente el modelo neoliberal conservador es un modelo de vida también, donde aparecía lo peor de los desvalores: el individualismo, la trepada, el “no te metas”, el “sálvese quien pueda”, las privatizaciones sin analizar… un país totalmente amarillo. Una de las cosas que está logrando este presidente es sacarnos de la derrota cultural.

Hay un suceso en toda esta historia que podría señalar el estado casi hipnótico en el que puede caer mucha gente. En cierta ocasión el dirigente sindical Luis Barrionuevo, que es un hombre de la corrupción, dijo: “”Dejemos de robar por dos años”” dando a entender que si así se hiciera, el país comenzaría a levantarse. También dijo en otra oportunidad “que el que esté libre de corrupción que tire la primera piedra”. Pues bien, cuando se conocieron esas declaraciones la gente sostuvo que decía la verdad, pero lo extraño es que nadie fuera a un juzgado de guardia a denunciar a este sindicalista que proclamaba su propia venalidad. ¿Por qué no se reaccionó entonces?

Este es un país donde nueve grupos económicos manejan el 95% de la comunicación, son los formadores de opinión. No había hipnosis, había un modelo comunicacional muy instalado.

¿Complicidad de los medios en la época del menemismo?

Sí, y en la dictadura también. Los medios, los grandes grupos mediáticos que hoy siguen vigentes, han apoyado, respaldado e incluso protegido la época del liberalismo. Además, creo que en este país los grupos económicos tienen medios para negociar con los gobiernos de turno, pero ahora se toparon con un muro.

¿Va a poder Kirchner contra eso?

Está pudiendo, porque además es un tipo con convicciones muy firmes. El flaco dice no y es no.

¿El gobierno de Kirchner es la salida a la situación crítica que ha vivido el país en estos años?

Si, es una oportunidad histórica que no hay que desperdiciar.

¿Tiene Kirchner una perspectiva económica? Cómo industrializar el país, por ejemplo, cómo modificar las relaciones agrarias, etc?

Hoy está demostrando algunas cositas. Si hubiéramos dejado a Lavagna con otra conducción política como fue la de Duhalde, estaríamos firmando aumento de tarifas, nuevas compensaciones bancarias, pero ahora estamos entrando en un modelo “keynesiano“ fuerte y hay un despegue de la economía que creció un 8% el año pasado y aparentemente se espera el mismo crecimiento para este mes; 20% más de la actividad industrial, superávit de recaudación, este es un dato que hay que analizarlo a fondo, porque los neo liberales te decían: “No, el crecimiento va a venir de la seguridad jurídica que les demos a las multinacionales” y parece que no, que la gente está contenta con el rumbo político del país y paga los impuestos. ¿Cómo puede ser que el mes de enero hayamos recaudado un 40% más que el mes anterior?.¡En enero!..Que es un mes acá como es agosto en Europa.

¿Hay una auténtica política fiscal?

Si, hay un manejo muy fuerte de la recaudación. Mientras tanto el gobierno sostiene una política social, me refiero a los planes de jefas y jefes del hogar.

¿Cómo irá llegando este crecimiento a los sectores más alejados?

Se están haciendo 35000 planes productivos, en rendimientos productivos, se esta avanzando muchísimo en el proceso de sustitución de importaciones. Acá nos pasó una cosa simple: la industria textil, por ejemplo. Tenemos el caso de Yute, con 2500 operarios, en La Matanza. El tipo cerró su fábrica y se dedicaba a importar de Taiwán. Entonces a ese le estamos obligando a que vuelva a abrir la fábrica. No es que haya que hacer grandes cosas. Necesitamos un tipo de cambio viable, (nos ayuda la situación del euro, eso es una realidad), la cosecha nos ha ido muy bien, y si bien, por ejemplo, la soja, están en manos de Monsanto, Cargil, que son capitales norteamericanos, no es menos cierto que las retenciones son altísimas y tienden a ser más altas todavía.

¿Qué puede hacer la clase trabajadora española para apoyar este esfuerzo?

Nos ha venido a visitar, Manuel Izaguirre, hemos recibido contribuciones para distintos proyectos, para los comedores y hemos tenido, hace un año y medio en medio de la crisis, un encuentro emocionante con Manuel y sus compañeros de CC.OO.

¿Actualmente el movimiento piquetero mayoritario respalda al gobierno de Kirchner?

No le quepa la menor duda.

¿Cuántos años tiene D’Elia?

Cuarenta y siete.

¿De donde es?

Soy nacido y criado en La Matanza

¿Cuándo comenzó a luchar en esto?

Desde muy pibe.

¿ Usted viene del peronismo?

Si, y mi abuelo fue un republicano español anarquista por supuesto.

¿Exiliado?

Si, vino al poco de empezar la guerra.

¿Era anarco sindicalista?

Sí, Don José María García Crespo, de la CNT.

Entonces usted viene de un hogar peronista.

Si, mi viejo y mi vieja estuvieron en el 17 de Octubre…

¿Qué es hoy el peronismo?

Es una identidad muy fuerte, pero hay que distinguir el peronismo del “pejotismo” son dos cosas distintas. El “pejotismo” es Duhalde y toda esa miseria. El peronismo con Kirchner empieza a mostrarse.

¿Pero el peronismo acaso no se muestra en muchas provincias como expresión de corrupción, de caudillaje, de feudalismo?

Así es. Muy feudal.

¿Cómo se puede luchar contra eso?

Se está luchando. Saadi perdió ya. Y Juárez está contra la soga, yo creo que Néstor le va a terminar interviniendo la provincia, con el asunto de la mujer, dentro de poco.

¿El problema del peronismo no está en las provincias?

Pero tiene que venir un nuevo proyecto. Un presidente con un 80% de consenso que construya una nueva coalición en todo el país, sino no hay reforma política posible.

¿No es un peligro que esté todo en Kirchner, que sea tan personal la conducción nacional?

Siempre ha sido así. Nuestra historia es una historia de caudillos. La cuestión es hacia donde se apunta, porque si él tiene un fuerte liderazgo, es porque hace lo que quiere el pueblo.

Parece estar apoyado en este momento tanto por peronistas como por gente independiente, fuera de los partidos.

Si, y creo que lo apoyan mucho más por afuera del peronismo. Yo voy a muchos actos con el Presidente. El martes vamos a San Nicolás a firmar convenios, ¿y ahí quien va? mis compañeros y la gente que lleva él. Porque en todos lados hace lo mismo: se baja diez cuadras antes y viene caminando, entonces ¿quiénes están en los actos? ¿el aparato justicialista? No. Los compañeros del movimiento y los que trae él caminando. No está el aparato.

LUID D ELIA 02

Comments are closed.