Esa tregua, el amor

 

ESA TEGUA-NUEVOImaginémonos al primer hombre y la primera mujer que se susurraron en un idioma casi gutural el primer “te quiero” de la historia de la humanidad. Tal vez fue a la vera de la caverna o en el fondo de un valle o bajo el huracán y el relámpago. En este libro, en estos poemas de amor, habita también la primera caricia. Son poemas que contienen un solo nombre: mujer. Ella construyó estas páginas que yo atreví a firmar. En estos versos va mi homenaje, mi respeto y mi memoria.

Todo poema de amor es más pequeño que el amor.

 

DIOPTRÍAS

¿Qué miro cuando te miro?
¿Acaso el zoom de tus ojos,
o el arco de tu martirio?

¿Qué miro cuando te miro?
¿Tu piel de luz reflejada
en pira de sacrificios?

¿Qué miro cuando te miro?
¿Tu boca… ¡Vaya volcán
erupcionando contigo!

¿Qué miro cuando te miro?
¿Miro tu frente en el aire,
o el aire de tu vacío?

¿Qué miro cuando te miro?
Tus manos -lejos- tus manos,
miro tus dedos amigos?

¿Qué miro cuando te miro?
¿Tu pelo de luna y lobo
que sale de su escondrijo?

¿Qué miro cuando te miro?
¿Tu voz que estrena el carbón
o el diamante de tu grito?

¿Qué miro cuando te miro?
¿El vestido que te viste,
o tu desnudez en vilo?

¿Qué miro cuando te miro?
¿Tu ingravidez al andar,
o el peso de tu destino?

Qué miro cuando te miro?
¿Eso que llaman amor,
o eso que llaman olvido?

 

Comments are closed.