Category: Misceláneas

 

A LAS RAMBLAS CON AMOR

 

                                                                 A LA RAMBLA CON AMOR

 

Enjaulada de pájaros y volada de niños,
y coqueta de selva y desnuda de rosas…

Cuando un viejo se acerca y te mira,
cuando un loco te baila y te toca,

cuando rompe un sonámbulo el sueño
y despierta a tu luz que convoca,

cuando bebe un milagro en la fuente
la penúltima novia,

o te arrima un silencio el bohemio
recostado de gris en tu sombra,

o se va de tragedias el otro
a un suicidio de estrellas remotas,

o te invaden senyeras de gritos:
catalanas columnas heroicas,

cuando vienen muchachos a verte
con cuadernos y risas y estrofas,

cuando todos te buscan el paso
protector de tus tibias baldosas,

se te nota el orgullo en el aire
y un trocito de madre, se nota.

Y te vas despacito hacia el mar
clandestina de luz y de historias,

mientras vuelan en blanco homenaje
cuatro rojas gaviotas,

y un poeta te escribe la falda
y un pintor te da un beso en la boca,

y en tu piel se conjugan a un tiempo
la humareda, la fiebre y la lógica.

Enjaulada de pájaros y volada de niños,
y coqueta de selva y desnuda de rosas…

¡BLUSA!

blusas-blog-03

(Este texto lo escribí en homenaje a las cuadrillas de “blusas” que son el alma de la fiesta de la Vírgen Blanca que se celebra en la ciudad de Vitoria-Gazteiz, en el País Vasco, a principios de agosto.)

                                             ¡BLUSA!

Tu corazón gazteitarra asoma debajo del paraguas de “El Celedón” para anunciar al mundo que la fiesta ha comenzado, que la alegría será ahora patrimonio de todos y que en estos días de júbilo y exaltación la ciudad se llenará de música, las paredes rebotarán los gritos, las aceras soportarán multitudes multiplicadas, y hasta la blanca virgen que preside la vieja y heroica plaza, se vestirá con su blusa como un bello homenaje a tu jolgorio.

¡BLUSA!

Tu corazón, que es hermano del amigo y amigo del hermano, tu irredento y joven corazón, testigo del niño y herencia del veterano; tu corazón, que tiene el horizonte de tu cielo vasco, el fragor de tus fábricas, el olor de tus siembras, la pasión de tus libros; tu corazón, donde anidan amaneceres con sus libertades acechando un infinito destino hacia todos los vientos de tu tierra madre; tu corazón, que invita a un puro y lo enciende, que colma el vaso con la sed del vino, que se tiñe del rojo de la tarde cuando cae sobre el negro del toro que agoniza; tu corazón, que es donde laten tus lealtades y los secretos triunfos que se avecinan; tu corazón, que sabe del amor y de la ética; tu corazón, cansado en las mañanas, apretado en un sueño de color y de sombra.

¡BLUSA!

Cuando se apague el eco de tu canción profana, cuando se aquiete el gesto de los pies en el aire, cuando sosiegue el brazo la enaltecida bandera y se guarden hasta el próximo agosto las dibujadas pancartas del frenesí y el vértigo, cuando el primer día después sea bienvenido en una lágrima, cuando el forastero se haya ido, cuando los rescoldos de las risas ya no sean el fuego, entonces, muchacho, los paraguas del mundo se cerrarán por ti.

Che, Ramblas

CHE RAMBLAS

CHE, RAMBLAS

Porque tenés, che, Ramblas, algo de mis calles Buenos aires y de aquella bohemia de café y cigarrillo que junto a los amigos nos marcaron el tiempo; porque sos el paseo necesario donde vienen a mirarse los que acaso se suicidarán mañana; porque te va el amor de los adolescentes que se besan, y te va la ternura de la madre que acuna su ilusión en tus rincones infantiles, y te va la tristeza de los viejos a solas, negándose a dejarte antes de regresar a la pensión a morirse sin testamentos; porque te abrís en flores cuando comienza el día; porque las señoras que enfilan al mercado se llevan un pedazo de vos para hacer más humanas las sobremesas; porque el estudiante te trae la angustia de sus exámenes y te pide consejos; porque sos el equilibrio salvador del borracho que cruza en chanfle la diagonal de tus baldosas; porque no prohibís a nadie su locura y su estilo; porque sos anfitriona del smoking de gala en el Liceo, o de la mochila imberbe del trotamundos que viaja hacia ninguna parte con un ticket invisible; porque te jugás por los pájaros y se te adivinan las rabiosas ganas de hacer añicos las jaulas y volar ¡volar! hasta el horizonte inmenso de tu libertad; porque te necesitan los portafolios de los navegantes a crédito y los buscadores de jornales con su lectura impaciente de los diarios; porque sos catalana y noble como la copa más alta de tu último árbol; porque tenés historias de bombardeos y de pintores; porque hubo héroes que se quedaron muchas noches velando tu intemperie; porque te mojan con mangueras y con lágrimas y te surcan bomberos y tartanas, bicicletas audaces, turistas boquiabiertos; porque te entregás a todos sin reservas, abierta y sensual, como un vientre protector de todas las tormentas; porque sabés quién te viene a bailar, quién te acude hecho polvo, quién se acerca para decirte en secreto sus temores; porque sos un oasis donde los náufragos de la ciudad salvan sus cansancios y sus grises rutinas; porque a vos hay que amarte como a la vida, como a la muerte.

Por eso estoy con vos, che, Ramblas. Mis poemas y mi piel te convocan y buscan. Si alguna vez te dejo, si alguna vez mis ojos te alejan en distancias, no perderé tu sombra: te llevaré en la sangre.

 

ES COSA DE LOCOS

Sí, lo sé, es cosa de locos que yo, en estos tiempos de crisis y de ojivas nucleares, escriba poesías, las exponga y además, las publique y las venda.

ES COSA DE LOCOS

que cuando mucha gente va perdiendo las ganas de reír, de cantar, de saludar, de tener amigos; que cuando hay otros que piensan que este mundo está podrido y que ya no hay valores ni hay humanismo y que es mejor gritar “sálvese quien pueda’ y salvarse primero; cuando hay gente que decide jugar a la indiferencia y se transforma de persona en piedra; cuando se llega a mentir a veces hasta cuando se dice “te quiero “; cuando se tienen relaciones sexuales en lugar de hacer el amor; cuando mucha gente ha dejado de convivir y simplemente se soporta;cuando no se sabe qué hacer con el futuro y no se hace nada porque se le teme y se elige vivir acojonado y acurrucado frente al televisor o engañarse con el puente de fin de semana; cuando tanta tristeza convierte las calles de la ciudad casi en un paseo por el cementerio; cuando aún hay gente que piensa que si se pierde la libreta del banco pierde la vida;

ES COSA DE LOCOS

que justo cuando sucede un poco de todo esto, yo me plante aquí con mis poemas y mis libros. ¿Quieres saber realmente por qué lo hago?

Porque creo que, si todo está tan mal y va para peor como se afirma, es preferible que ese catastrófico final que vaticinan nos encuentre leyendo un libro de poesía que bostezando de impotencia frente al espejo. Y además, porque, tal vez, leyendo un libro de poesía -y haciendo muchas otras cosas- podamos, entre todos,

salvar la vida y salvar al hombre.

NUNCA ESCRIBIRAN...

JUEGO LIBRE nuevo copia

COLLAGE VENDIENDO EN BUENOS AIRES Y BARCELONA